Adelgaza con platos de la dieta mediterránea

Todos sabemos que la dieta mediterránea es uno de los mejore modelos de alimentación que existen. Entre sus múltiples alimentos, podemos encontrar deliciosos ingredientes que dan sabores únicos a algunos de los platos más deseados del mundo.

En algunas ocasiones necesitamos un empujoncito para poder perder peso sin necesidad de sufrir. Por ello, los platos de la comida mediterránea bajos en calorías te ayudarán a que consigas reducir algunos kilos sin tener que pasar nada de hambre.

La dieta mediterránea se caracteriza por la existencia de carbohidratos complejos y gran cantidad de frutas y verduras. Aportan gran cantidad de grasas altamente saludables que provienen del aceite de oliva y de ácido grasos como el Omega 3 y 6.

Beneficios de la dieta mediterránea

Países como Portugal, Francia, Italia o España cuentan con una pirámide nutricional de lo más variada gracias a la dieta mediterránea. Dentro de ella podemos encontrar:

  • La presencia del aceite de oliva en la mayoría de sus platos.
  • Utilización de alimentos de la temporada.
  • Hidratos a través de cereales como el pan, el arroz o la pasta.
  • La introducción de la fruta como postre.
  • Gran cantidad de lácteos.
  • Utilización de cuatro huevos de media a la semana.

Este tipo de dieta no tiene carencias nutricionales. Su seguimiento para perder peso es ideal debido a que no es agresiva. La complementación con deporte será esencial si queremos conseguir nuestro objetivo.

Platos que te ayudan a adelgazar

Estos son algunos de los platos más sencillos de preparar que te ayudarán a adelgazar. Cocinarlos en casa será de lo más beneficioso para la salud.

  1. Bonito marinado al curry. Introduce sabores nuevos menos comunes. El bonito marinado con curry y otras especias puede ser un plato que cambie tu paladar por completo.
  2. Brochetas de marisco y pescado. Para bajar peso no hay nada mejor que unas brochetas aliñadas con especias. También puedes añadirle ajo y perejil, cambiando aquello que utilizas para variar el sabor.
  3. Pollo relleno. El pollo relleno de verduras es uno de los platos más deliciosos de la dieta mediterránea. Si quieres no recurrir al típico filete de pollo a la plancha, apuesta por la combinación de sabores y texturas.
  4. Salmón al papillote. Servido con una base de calabacín, espárragos verdes y puerros. Se caracteriza por tener un sabor inmejorable, siendo también una gran comida que aporta grandes dosis de Omega 3.
  5. Ensalada fresca. Es ideal para aquellos días que tenemos que comer fuera de casa. Puedes ir añadiendo todo tipo de ingredientes como atún, huevo cocido o pechuga para ir cambiando sabores.

A la hora de utilizar la dieta mediterránea para bajar de peso debemos de controlar las cantidades de nuestros alimentos. De esta forma será posible conseguir perder esos kilos que queremos. A la hora de salir fuera de casa también puedes optar por restaurantes que tengan platos saludables y exquisitos.

Deje su comentario

Su dirección de email no será publicada